Carlos Núñez dijo en la Cámara de Senadores que se debe “quemar vivos en la plaza pública” a los miembros del EPP. Y expresó a viva voz que “lastimosamente ya no está Stroessner en la tierra”. El senador Juan Carlos Galaverna, en su intervención en la sesión expresó que le preocupa que un colega pida “a gritos” la vuelta del dictador Stroessner.

Galaverna dijo que el pedido se realizó por “inconsciencia”, “brutalidad” y “desatino digno del medioevo”. Lamentablemente, la del senador Carlos Núñez no es la única voz que expresa el deseo de una vuelta imposible del dictador, por razones obvias, pero que en el fondo lo que pretenden es aplicar el mismo método de esa nefasta dictadura. El senador Galaverna criticó el “desatino” que aún se adueña de algunos miembros de la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR-PC), que trasladan ese fervor medieval al Presidente Horacio Cartes, a quien algunos dirigentes seccionaleros llamaron “Nuestro único líder”, como llamaban antes al dictador.

alfredo stroessner inner

Es evidente que desde el gobierno y desde la ANR-PC se ha desatado una campaña coordinada contra la oposición en general, y contra la oposición de izquierda o progresista, en particular. Y, de paso, contra sus propios correligionarios, los llamados “disidentes”. Al mismo tiempo, hablan de la unidad de todos contra el flagelo de la inseguridad, el terrorismo en general y el narcoterrorismo. Pero cómo podría conseguirse esa unidad si se pasan atacando a todos los que están en la oposición al gobierno. Se oyen voces airadas que prometen “quemar vivos en la plaza pública” a quienes son supuestamente cómplices de esos terroristas. O, en una muestra de originalidad “fumigarlos como ratas”, como expresó el ministro de industria y comercio, Gustavo Leite.

Como en la época de Stroessner, se trata de una especie de competencia para demostrar quién es el más duro y fiel al actual “único líder” a quien Leite no duda en comparar con Roosevelt y Churchill. Lo mismo que hacían los fieles al régimen dictatorial. Una clara vuelta al pasado. Pero la verdad es que ni el senador Núñez, ni el ministro Leite, estarían donde están si es que no se hubiera instaurado la democracia. O, tal vez estarían preparando hogueras purificadoras o bombas fumigadoras, para cumplir con sus deseos.

Ahora hay una competencia para demostrar quién es el más fiel y consecuente adulador del Presidente Cartes. Todos tienen algo en común: quieren ganar puntos en esa carrera, en la que participan miembros del parlamento, dirigentes políticos, como Zacarías Irún, que luego de lograr que no se intervenga el municipio de Ciudad del Este, de la cual es intendenta su señora esposa, ahora está pagando ese favor debido al presidente de la ANR-PC, al Presidente Cartes, y a los diputados oficialistas. ¿Por qué tendrían tanto miedo él y la intendenta McLeod a una intervención?

El ministro Leite, está ocupando la punta en esa carrera, su discurso contra la oposición son dignas copias de los que lanzaba Cáceres Almada desde la Radio Nacional en la época del dictador. Dijo Leite: “Llegó el momento de sacarse la careta, quien no se adhiere con firmeza a la causa nacional no sólo será derrotado con el EPP, sino que serán los legionarios del siglo XXI. La historia les va a vomitar por tibios. El presidente Cartes, el Gobierno y los paraguayos de paz y de bien estamos unidos. Instamos a los senadores de la bancada disidente a dejar de comer asados y a abrazarse con los amigos del enemigo”. Una verdadera joya como copia del discurso de la dictadura.

Pero Zacarías Irún no quiere quedarse atrás en la carrera, ahora ha solicitado que la fiscalía abra una investigación de oficio sobre integrantes del Frente Guasú (FG), especialmente al ex presidente, ahora senador, Fernando Lugo. Pero admitió que no había presentado ninguna prueba en ese sentido. En realidad lo único que hizo fue decir que “hay pruebas en los medios, con fotos, y el monseñor Zacarías Ortiz dijo recientemente que Lugo está metido hasta el cogote”. Al parecer Zacarías Irún cree que eso es suficiente prueba. “Es más que evidente que hay señales y síntomas que involucrarían de una u otra manera como brazo político del EPP al Frente Guasu. Hay historias que así lo cuentan”. Y terminó diciendo: “Lo que denunciamos es un delito de acción penal pública, exigimos una investigación del ministerio público”.  Al parecer, los conocimientos de leyes de Zacarías Irún son escasos, para pensar que bastan como prueba viejas fotos cuyas circunstancias ya fueron explicadas, y las meras palabras del monseñor Ortiz (aunque al decirlas primero pidió disculpas a Dios).

La senadora Esperanza Martínez, presidenta del Frente Guazú se encargó de responder a Zacarías Irún diciendo: “Si el Presidente Cartes desea que se investigue o se persiga personalmente al Frente Guasu, debería tener más coraje y decirlo él, no enviar adulones”, y finalizó: “Mientras adulones nostálgicos del stronismo nos aburren con sus acusaciones, aya pasaron 10 días del atentado de Arroyito y seguimos sin tener respuestas”.

El ex presidente Fernando Lugo ya se había referido anteriormente a los ataques lanzados por los oficialistas diciendo que lo hacen porque “están huérfanos de futuro”, y agregó: “No respondo a las mentiras y que demuestren ellos lo que están acusando”.

Al parecer, los ataques no cesarán. Lo cual no augura nada bueno para la convivencia democrática y para el país. Y parece ser un cuchillo de doble filo para Cartes y para la ANR-PC. Dentro de sus propias filas surgen descontentos y expresiones críticas a esa política.

Joostrap Article Carousel