La ANR-PC, luego de intentar soslayar la Constitución, tratando de imponer la reelección a través de una enmienda –prohibida por la Constitución– ahora se ha erigido, repentinamente, en defensora de la Constitución, demandando un pronunciamiento judicial contra la “supuesta candidatura presidencial de Fernando Lugo”.

La citada Comisión Ejecutiva (CE) de la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR-PC) ha resuelto: 1) “Encomendar a los Apoderados Generales del Partido las acciones judiciales que correspondan contra la campaña engañosa de la supuesta candidatura presidencial de Fernando Armindo Lugo Méndez, para la cual está inhabilitado, y demandar un pronunciamiento judicial respecto de la restricción absoluta de la reelección presidencial. 2) Someter esta resolución a consideración de la Junta de Gobierno del Partido Colorado”. alliana colorados anr pc inner

En realidad, la resolución (C.E. Nº 04/2016) aún no tiene ningún efecto, pues es “ad referéndum de la Junta de Gobierno”. Es decir, para su validez, se requiere la aprobación o ratificación de la Junta de Gobierno de la ANR-PC, que se reunirá el  7 de noviembre. Donde, casi con seguridad será aprobada, pese a las críticas que ya ha provocado, en el espectro político y algunos medios de comunicación.

Algunos críticos de la resolución de la CE, afirman que es un disparate, pues ni el Tribunal Supremo de Justicia Electoral (TSJE), ni la Corte Suprema de Justicia (CSJ) podrían expedirse sobre el tema, pues Fernando Lugo aún no se ha inscripto como candidato a la presidencia. Por tanto, no pueden emitir ninguna opinión, pues eso sería preopinar sobre algo inexistente. Recién cuando Lugo se presente como candidato podrían emitir juicio.

De todos modos, el avispero político ya comenzó a agitarse y han surgido comentarios de todo tipo. Unos afirman que la resolución del CE busca que los órganos judiciales se expidan a priori, por un lado, para impedir que prospere la candidatura de Lugo, pero al mismo tiempo, si la aprueban, abriría la posibilidad que el Presidente Cartes pueda ser reelecto, sin explicar porqué. Circula el comentario que de esa manera Cartes podría ser candidato, mencionando la posibilidad de renunciar seis meses antes de los próximos comicios, posibilidad que no está planteada en la Constitución, que en su Artículo 229 expresa “[el Presidente de la República y el Vicepresidente] No podrán ser reelectos en ningún caso”. Pero a renglón seguido dice: “El Vicepresidente sólo podrá ser reelecto Presidente para el periodo posterior, si hubiese cesado en su cargo seis meses antes de los comicios generales”. En ninguna parte menciona que el presidente también podría renunciar seis meses antes con el fin de ser reelegido.

También hubo comentarios en torno a la famosa “certeza constitucional” que podría emitir la CSJ y que si se pronuncian con esa figura con relación a Lugo, se vería forzada a hacer lo mismo con Cartes (¿?).

El presidente de la ANR-PC, Pedro Alliana, salió al paso de lo que muchos pensaron: que el Partido Colorado le tenía miedo a Lugo. Con la máxima seriedad replicó “No le tenemos miedo a Lugo. No le tenemos miedo a nadie”. Y agregó que era la oposición la que “le tiene pavor a Cartes”.

Por su lado, Fernando Lugo, afirmó que “la impugnación a mi candidatura tendrá un gran peso político.” Se refirió a su gobierno diciendo que “hubo sectores dentro del gobierno que  no comulgaban totalmente con la línea política del Ejecutivo.” […] “Creo que idealmente se puede hacer un gran techo de convergencia de la base, del liderazgo regional de ambos partidos [del PLRA y de la ANR]. Es una experiencia que podemos conversar. Discutir y disentir, pero igualmente consensuar para un proyecto país que desemboque en un programa de gobierno en el cual al menos mínimamente estemos de acuerdo, independiente al candidato”. Preguntado sobre los nombres de una hipotética dupla, Lugo dijo: “No hablamos de ninguna dupla. Creemos que tenemos que dejar esto para las prioridades de la alianza y que son alianza electoral, alianza programática, y alianza de gobernabilidad”.  

El caso es que miedo o no miedo, los intentos hechos para incorporar la reelección ya fueron frustrados de plano por la cámara de senadores, al rechazar por mayoría una propuesta de enmienda. Con toda claridad, el Artículo 290 expresa: “Si en cualquiera de las Cámaras no se reuniese la mayoría necesaria para su aprobación, se tendrá por rechazada la enmienda, no pudiendo volver a presentarla dentro del término de un año”. Es decir, en agosto del 2017.

No obstante, y violando lo expresado en el artículo mencionado, los diputados volvieron a presentar ante su cámara otra propuesta de enmienda. Debido a su obvia inconstitucionalidad, trataron de obtener una opinión de la comisión de asuntos constitucionales de la cámara, pero finalmente optaron pasarla al archivo, pues ni siquiera podía ser rechazada una propuesta que ni siquiera debía haberse recibido por ser tan obviamente inconstitucional.

La historia sigue. Es altamente posible que si la resolución de la CE no tiene el efecto deseado en los estrados judiciales, seguirán buscando por otros medios. Algunos expertos electorales dicen que aún existe tiempo para la reforma, esto es bastante dudoso. Aunque la razón de fondo de porqué es difícil que se apruebe la reforma, está explícita en el Artículo 289. De la reforma. Que expresa con claridad: “La declaración de la necesidad de la reforma sólo será aprobada por mayoría absoluta de dos tercios de los miembros de cada Cámara del Congreso”. Hoy, la ANR-PC, o mejor dicho, el oficialismo colorado, encabezado por Cartes no tiene asegurada esa mayoría en ninguna de las dos cámaras. Bastará con que una de las cámaras no logre los dos tercios necesarios, para impedir la reforma.

Foto: http://www.moopio.com/

Joostrap Article Carousel