El accionar de algunos diputados y senadores, junto a varios dirigentes políticos (con claras excepciones), hacen una vergonzosa exhibición de lo peor de la política paraguaya. Lejos han quedado, ya olvidados, los principios y fundamentos de los partidos políticos. Se trata ahora de cumplir con la orden del tendotá de turno. Esa orden es obtener a cualquier precio la ansiada reelección.

Dejando de lado todas las simulaciones y mentiras lanzadas en los últimos meses, queda la verdad desnuda: hay que lograr la reelección, a cualquier precio. Ya no importa si la vía es constitucional o no. La institucionalidad de la república ha sido pisoteada. Cualquier medio es útil, para llegar al fin deseado: la reelección. Para obtener ese fin, las ofertas son diversas para “convencer” a los renuentes. Desde el mismísimo presidente de la cámara de diputados que, sin ruborizarse, ofrece un sitio en las listas de la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR-PC) para quienes voten por la reelección a través de la enmienda, algo prohibido expresamente por la constitución.

horacio cartes elecciones reeleccion 1

¿A qué se debe tanto ajetreo, tanto ir y venir de ofertas? Al parecer por algo muy simple. Los números no cierran y algunos diputados estarían decididos a no cumplir la orden proveniente del Olimpo del Nuevo Rumbo. Al parecer, ni el Presidente Horacio Cartes ni su círculo íntimo, esperaban esta resistencia.

El Presidente Cartes, que sería el principal beneficiado si se adopta la reelección, hasta último momento ha intentado mantener la ficción expresada desde que asumió el poder, afirmando que él “no estaba interesado en la reelección”. Casi nadie le creía en realidad. Y existían razones para ello. Sus voceros más cercanos ya venían hablando de la necesidad de la reelección. Sus argumentos eran muy simples y lo repetían casi todos: “cinco años es poco tiempo”, como expresaba su Vicepresidente Afara, su ministro de industria y comercio, y su ministro de salud, y hasta Pedro Alliana, el presidente de la ANR, ubicado en ese cargo, gracias al aporte de Cartes, se sumaba al coro con entusiasmo digno de mejor causa.

Pero ante la inesperada resistencia de algunos diputados oficialistas, los intentos por convencer a los “rebeldes” siguieron sin pausa. Hugo Velázquez, presidente de la cámara de diputados se reunió en secreto el 25 de octubre con un grupo de diputados liberales a quienes habría ofrecido altos cargos y, según rumores, también dinero contante y sonante, al parecer cada voto se cotizaba en 150.000 dólares. Según informes de la prensa local, los  diputados del PLRA que asistieron en la reunión fueron Edgar Ortiz, Milciades Duré, Fernando Nicora, además de la senadora Zulma Gómez, y otros cuyos nombres no trascendieron. Mburuvicha Róga también fue testigo de varias reuniones con legisladores de la ANR, al parecer con el mismo fin.

Lo exasperante para el oficialismo, es que los diputados opuestos a la reelección vía enmienda se muestran confiados en que tienen el número de votos necesarios para rechazar la propuesta, y archivarla sin más trámites. Por otro lado, el propio Presidente Cartes, y los oficialistas de la cámara baja no tienen una posición definida para el caso que finalmente se rechace la propuesta de enmienda. Si este fuese el resultado de todo lo intentado hasta ahora, al parecer no existe un Plan B del oficialismo. ¿Tendrán guardada alguna sorpresa?

Si pese a todo, llegara a instalarse la reelección para los próximos comicios, Cartes, Lugo, y Nicanor, podrán presentarse a competir. En la ANR-PC, se piensa que el gran perjudicado será cualquiera de los probables candidatos de la ANR-PC, que no tendrían ninguna chance de enfrentarse con posibilidades de éxito con Cartes, tal como pasó con Alliana. También es lógico que el PLRA, con Efraín Alegre como candidato, vea reducidas sus chances si enfrenta a Cartes. Pero, aún es muy temprano para anticipar resultados, y debe tenerse en cuenta que más de una encuesta ha ubicado a Cartes en una posición muy desfavorable en el caso que se apruebe la reelección, sobre todo con relación a Lugo, y más aún si este último logra construir una alianza amplia y representativa.

Pero una nueva sorpresa esperaba a quienes confiaban en el rechazo de la enmienda. El 26 de octubre, en una sesión extraordinaria de diputados se presentó el proyecto de ley de enmienda para la reelección. El diputado Ramón Romero Roa y Óscar Tuma, plantearon la moción para pasar el proyecto a comisión y darle ocho días para que lo estudie. La otra moción, del diputado Víctor Ríos, era que el pleno de diputados se constituya en comisión y decida ese mismo día la aprobación o el rechazo.

Triunfó la moción de pasar el proyecto a comisión por una mayoría de 41 votos contra 38, con una abstención (José María Ibáñez). Entre los 41 votantes figuraban tres liberales (Fernando Nicora, Gustavo Cardozo y Milciades Duré) o liberocartistas, como fueron apodados inmediatamente ¿Por qué, si tenían mayoría no aprobaron el proyecto directamente? En opinión de algunos analistas políticos, sería para disponer de más tiempo para hacer una mejor presentación del proyecto. Otros, menos crédulos, opinan que en el senado aún puede haber riesgo y esto les permitiría más tiempo para negociar y “convencer”. Además, ya tendrían el respaldo de la convención de la ANR-PC para la enmienda.

Finalmente, es interesante señalar que se está por cometer un atropello a la constitución, pero la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no se ha expresado de ninguna forma. Sin embargo, en el Artículo 259. De los deberes y atribuciones, expresa en su inciso 5) conocer y resolver sobre inconstitucionalidad. La CSJ o la Sala Constitucional ¿Pueden actuar de oficio? ¿O debe presentarse un recurso de apelación?

¿Seguiremos bajo el manto de una política autoritaria y alejada de sus propios principios? Tal como están las cosas y tal como se ha manipulado el tema de la reelección, las esperanzas se alejan cada vez más.

Joostrap Article Carousel