Se estima que un millón de personas tomaron parte en la marcha ‘1-S’ – ‘Toma de Caracas’, haciendo de la misma un resonante éxito para la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El Presidente Nicolás Maduro trató de minimizarla diciendo que eran entre 25.000 a 30.000 personas las que marcharon, en lo que dijo que era un “intento de golpe” de la MUD.

El día siguiente de la marcha, el Presidente Maduro visitó Isla Margarita y un video publicado online, lo muestra siendo interrumpido en voz alta durante un recorrido por el distrito de Santa Rosa, donde debía pronunciar un discurso luego de un acto en que presentaba viviendas sociales. En cambio, los residentes de Santa Rosa comenzaron a golpear ollas y cacerolas siguiendo airadamente a Maduro en su recorrido por el distrito, conocido desde hace tiempo como un área tradicionalmente Chavista. Las imágenes del video fueron ampliamente compartidos por Twitter y otros medios sociales. El gobierno fue tomado fuera de base y para la MUD fue un oportuno regalo, una rápida visión de grietas en el edificio chavista. Capriles declaró que Maduro “salió corriendo de la ciudad”.

manifestacion en venezuela 2016 inner

Si bien la MUD logró hacer llegar su mensaje, tanto al gobierno como a todo el mundo, el 1 de septiembre, no ha tenido éxito en su demanda por acelerar el proceso para realizar un referéndum revocatorio este año. El Consejo Nacional Electoral (CNE), que ha conseguido alargar y retrasar el proceso por casi  seis meses, sólo tiene que refrenarse durante unas pocas semanas más con el fin de garantizar que cualquier votación se llevará a cabo después de la fecha clave del 10 de enero del 2017. Después de esa fecha, aunque se logre un exitoso referéndum revocatorio, ya no se requiere nuevas elecciones presidenciales, pues el actual vicepresidente ocupará el lugar de Maduro y gobernará el tiempo que falta de su mandato, es decir, hasta el 10 de enero del 2019. El  CNE sigue siendo impermeable a la presión de la MUD, con la rectora Sandra Oblitas insistiendo esta semana que el Consejo sólo dará a conocer su decisión pendiente sobre el proceso para la segunda fase de consulta, el 13 de septiembre.

El CNE ya ha indicado que la segunda fase, en la cual se requiere que la MUD recolecte 3,9m de firmas (20% del electorado registrado) con el fin de avanzar con la votación real, que tendrá lugar a fines de octubre y sólo entonces, asumiendo que ciertas “condiciones” (no especificadas) hayan sido cumplidas. El CNE deberá entonces convalidar las firmas, un proceso que tomará tres largos meses en la primera etapa, cuando solamente tiene que aprobar alrededor de 190.000 firmas (el 1% del electorado).

No obstante, la MUD sigue presionando. La presión pública es la única opción que tiene. Han sido programadas para el 14 de septiembre, demostraciones de 12 horas en todas las capitales de estados, que se llevarán a cabo después que el CNE haya dado los detalles de la segunda etapa. Finalmente, habrá otra manifestación de 12 horas el día después de completar la segunda recolección de firmas, para pedir al CNE que realice el referéndum sin demora.

El arresto de Braulio Jatar

De acuerdo con Foro Penal, un grupo venezolano de derechos humanos, alrededor de 20 personas fueron arrestadas luego del incidente en Villa Rosa, incluido Braulio Jatar, el director de un sitio local de noticias, Reporte Confidencial, que es crítico del gobierno de Maduro. Jatar desapareció sin aviso el 3 de septiembre, y los miembros de su familia que viven en Boston, EU, hicieron sonar las alarmas después que él se comunicó con su hermana desde su celda. De acuerdo con el abogado de Jatar, Diomedes Potentini, mientras las autoridades inicialmente sugerían que él había sido detenido por difundir las imágenes del bochorno sufrido por Maduro en Villa Rosa, él ahora ha sido acusado oficialmente  de lavado de dinero. (La casa de Jatar fue allanada por la policía luego de su detención.) “No existe ningún delito y ellos no presentaron ninguna evidencia,” dijo su abogado a los medios.

Jatar ya era conocido para el gobierno de Caracas. Su hermana, Ana Julia Jatar, dirige El Planeta, descrito por el diario Boston Globe como el más grande diario en español en Massachusetts, como también una ONG enfocada en los derechos de las mujeres en Venezuela. Ella está casada con el académico de Harvard, Ricardo Hausmann, un ex ministro de planeamiento en Venezuela y feroz crítico del gobierno de Maduro, al que acusa de “bancarrota moral” por priorizar los pagos de la deuda externa sobre las importaciones básicas para su propio pueblo.

La hija de la pareja, Joanna Hausmann, es una comediante con futuro prometedor, que tiene su base en Nueva York, cuyos satíricos videos atacando al gobierno de Maduro, a menudo ofrecen temas similares a los del blog opositor venezolano, Crónicas de Caracas. La detención de su tío provocó observaciones mucho más serias: “Mi tío ahora se agregará a la larga lista de prisioneros políticos de Venezuela. Ser un periodista le ha costado su libertad”.

Sin embargo, Jatar es chileno de nacimiento y su detención también ha provocado expresiones de preocupación del gobierno chileno, con el canciller Heraldo Muñoz confirmando que había contactado con su contraparte venezolana, Delcy Rodríguez. Muñoz pidió que sean respetados los derechos de Jatar, y señaló que, como chileno, Jatar tiene derecho a la plena protección del gobierno de Chile.

Rodríguez Zapatero

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles Radonski, cuestionó abiertamente las idas y venidas de José Luis Rodríguez Zapatero. “Nadie sabe qué está haciendo el Señor Zapatero en Venezuela. No conocemos su agenda. Cada vez que al gobierno le llega el agua al cuello, aparece Zapatero. ¿Para qué ha venido? ¿Para poner una fecha para el referéndum o para tratar de hacer creer al mundo que aquí existe un diálogo, y limpiar la cara del gobierno?” Capriles no ha dedicado más tiempo a Rodríguez Zapatero desde que el español declaró que, en su opinión, los referendos no tenían lugar en las democracias modernas.

© Latin American Newsletters (UK)

Joostrap Article Carousel