Un año después de haber reanudado formalmente las relaciones diplomáticas con Estados Unidos (EU), el número de cubanos que buscan ingresar a EU continúa subiendo. Pero existen crecientes presiones sobre EU de parte de gobiernos latinoamericanos, para que EU reforme la existente política migratoria especial para Cuba.

La presión la encabeza México, insistiendo que EU cambie su política migratoria, que ofrece a todos los cubanos admitidos en EU la residencia permanente después de transcurridos 12 meses en territorio de EU. Luego de la crisis en 1994, cuando unos 37.000 cubanos trataron de alcanzar la costa de EU a través del Estrecho de Florida en balsas improvisadas EU y Cuba elaboraron una revisión del Acta de Ajuste Cubano, bajo el cual el gobierno de EU acordó que, todo cubano recogido en el mar entre los dos países sería enviado a casa, o a un tercer país. Pero cualquier persona que llegase a poner pie en tierra de Estados Unidos podría ser elegible para la residencia legal después de un año. Esto llegó a ser conocido como la política de los “pies mojados, y pies secos”.

migracion cuba estados unidos

Bajo el acuerdo reelaborado, Cuba acordó desalentar a los cubanos de buscar salir del país a través del mar, mientras que la embajada de EU en La Habana acordó procesar formalmente el ingreso ordenado para al menos 20.000 cubanos anualmente. Finalmente, una Lotería de Cubanos Migrantes celebrada en 1994, 1996 y 1998 condicionó el ingreso a EU de 541.000 cubanos (con esposas e hijos también elegibles).

Casi de forma única, en realidad, no existe límite en el número de cubanos que pueden ser admitidos en EU. Entre la migración legal formal a través de la embajada de La Habana, turistas con visas vencidas, además de la migración informal, los funcionarios de EU en 2014 estimaban que más de 50.000 cubanos se mudaban a EU cada año; una cifra que sigue en aumento.

La reciente oleada en la migración irregular cubana se relaciona con el temor en la isla que el Acta de Ajuste Cubano sea eliminado eventualmente, como parte del acercamiento diplomático, que hace de los cubanos sujetos a los requerimientos estándar (restrictivos) para ingresar a EU. Desde el inicio del último año fiscal de EU (1 de octubre del 2015), hasta julio del 2016, el número de cubanos que llegaron a los puntos de entrada fue de 44.353, de acuerdo con la agencia de Aduanas y de Patrulla de la Frontera. Ese es el número de llegadas en aeropuertos de EU, cruces en fronteras terrestres y de puertos (excluyendo las llegadas en las Islas Vírgenes de EU). Tomando el promedio mensual en los primeros nueve meses, el total de este año fiscal podría llegar a los 60.000. En todo el año fiscal del 2015, el número fue de 40.115. Separadamente, el servicio de Guardacostas de EU informó haber interceptado a 5.845 cubanos en el mar, entre el 1 de octubre del 2015 y el 22 de julio del 2016, comparado con 4.473 en todo el año fiscal del 2015.

La agencia de Aduanas y Patrulla de Frontera de EU informa que la mayoría de esos cubanos llegaron a la frontera de EU con México (en particular al cruce de Laredo, Texas), habiendo llegado al territorio latinoamericano a través de Ecuador, Colombia, e incluso Guyana, antes de hacer un peligroso viaje  hacia el norte a través de Centroamérica y México. La oleada de potenciales migrantes, el año pasado, ha implicado a una serie de países, con poco más de 9.000 cubanos eventualmente enviados por avión a México luego de haber estado frenados por varios meses en Costa Rica y Panamá, mientras las autoridades buscaban acordar qué hacer con ellos.

Unos 1.300 cubanos, incluidos 260 menores, se habían refugiado en la ciudad colombiana de Turbo, en el lejano nordeste del país, desde que Panamá cerró la frontera el 9 de mayo. Los cubanos requirieron que sean enviados por avión a México, sin embargo, el gobierno colombiano confirmó a principios de agosto que los cubanos serían repatriados a Cuba. La canciller colombiana, María Ángela Holguín, insistió el 5 de agosto que las autoridades de Bogotá habían recibido seguridades precisas del gobierno cubano que los retornados no enfrentarían ninguna clase de represalias; para los deportados, esas seguridades significaban muy poco.

El gobierno de izquierda de Ecuador adoptó una posición similar. Unos 50.000 cubanos llegaron a Ecuador entre el 2008 y el 2015, de acuerdo con las autoridades locales. Y a mediados de julio deportó a 122 cubanos. Los cubanos buscaron visas humanitarias de Ecuador y México para permitirles llegar hasta la frontera de EU, donde ellos tenían asegurada una entrada automática segura. Según estimaciones oficiales, actualmente hay unos 5.000 cubanos de manera irregular en Ecuador.

Poco progreso sobre migración

El gobierno cubano ha exigido desde hace tiempo poner fin al Acta de Ajuste, pues alienta la peligrosa e  irregular migración. Funcionarios cubanos y de EU celebraron su última ronda de conversaciones sobre migración en La Habana, el 13 de julio, pero con pocos progresos. Cuba reiteró su antiguo requerimiento, mientras que EU expresó claramente que ningún cambio se haría en el futuro inmediato. Sin embargo, la posición de EU luce crecientemente insostenible, con varios países latinoamericanos presionando por un cambio.

A principio de agosto, Mari Carmen Aponte, la vice-Secretaria Asistente de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que el gobierno de EU “podría” cambiar sus políticas cubanas de migración, pero enfatizó de nuevo que eso no tendría lugar hasta que las relaciones bilaterales sean totalmente normalizadas y se levante el embargo de EU (que requiere una acción del congreso). Por su parte, el Vice-Secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas (él mismo un Cubano-Americano) insistió en que el gobierno “está cooperando con los gobiernos centroamericanos para administrar de manera ordenada el flujo de cubanos que tratan de llegar a Estados Unidos”.

Con la economía cubana en apuros, es probable que el éxodo continúe. Mirando hacia delante, si EU fuera a modificar su política migratoria, tendría que coordinar muy de cerca con La Habana, de otra manera, la oleada podría convertirse en estampida, con más cubanos tratando de llegar a EU antes que finalice su estatus especial.

© Latin American Newsletters (UK)

Joostrap Article Carousel