El día es mañana domingo 17 de abril, la hora, alrededor de las 14:00. Ese día y a esa hora comenzará a definirse el futuro de la Presidenta Dilma Rousseff. Se inicia la votación sobre el juicio político. Lo harán 513 diputados de la cámara baja federal del congreso. Pero será sólo el inicio de un proceso que llevará más tiempo y que podría traer sorpresas.

El orden de la votación será por zonas geográficas, según los arreglos hechos por el presidente de la cámara baja, Eduardo Cunha, un acérrimo enemigo de Dilma Rousseff. Hablarán primero los diputados del sur de Brasil, tradicionalmente un área más hostil al gobernante de izquierda Partido dos Trabalhadores (PT). Fuera del congreso se erigieron barreras de metal, con la esperanza de evitar choques entre campos rivales. Luego de hablar todos los diputados anotados, se espera que el voto comience a las 21:00 horas: se necesitan 342 votos a favor para que continúe el proceso del juicio. La oposición se muestra crecientemente confiada de tener los votos necesarios. Los diarios conservadores de Brasil (casi todos a favor del juicio, también dicen que ya están asegurados los votos).

 

Se podría decir que esa es la votación clave. Si la oposición logra pasar el umbral de los dos tercios necesarios para continuar el proceso, el caso pasará al senado federal. El senado deberá formar una comisión sobre el juicio político para finales de mes y se celebrará una votación para mediados de mayo. En esa votación, una mayoría simple deberá aprobar la apertura de un caso de juicio político contra la Presidenta Rousseff. Vale señalar que el senado no votará si enjuicia o no a Rousseff, sino si existe o no un caso al que ella deberá responder. Lo más probable es que el senado aprobará esa decisión, si la cámara baja ya votó en ese sentido.

dilma brasil juicio politico inner

Luego de eso, Rousseff será suspendida temporalmente de la presidencia por un periodo de hasta 180 días. El vicepresidente, Michel Temer, del Partido do Movimento Democrático Brasileiro (PMDB), ocupará la presidencia. Al final del juicio de seis meses, que será presidido en el senado por el presidente de la corte suprema, Ricardo Lewandowski, el senado, al final del juicio deberá aprobar el juicio político a Rousseff con dos tercios de los votos para que ella sea removida permanente de la presidencia. Ella entonces se convertirá en inelegible para un cargo público por ocho años.

Michel Temer
Los medios brasileños publicaron un audio grabado por Michel Temer dando un discurso como si el juicio político ya fuera un resultado inevitable. En su discurso de 14 minutos, él habló de la necesidad de la reconciliación y por un “gobierno de salvación nacional”. También afirmó que él mantendría los programas de populares de bienestar social, instaurados por el PT de Rousseff, pero que también reducirá la presencia del estado en muchas esferas y que “priorizará” el rol del sector privado.

Notablemente, en su discurso de 14 minutos, Temer habló de la crisis política de Brasil, pero ni una sola vez mencionó la palabra “corrupción”. Un analista de Arko Advice, Lucas de Aragão, señaló en su defensa que era la gobernabilidad el problema más agudo en la política de Brasil, y que su discurso estaba diseñado para ofrecer eso.

Temer también esbozó una versión más sólida de su gobierno post-juicio. La reforma de las pensiones, sostienen los asesores de Temer, sería una prioridad, con la posibilidad de introducir una edad mínima para jubilarse. Una administración de Temer se concentrará en atraer capital privado en infraestructura, obras públicas, y en el sector del petróleo y el gas. “Tendremos más concesiones con reglas claras y sin ideologías,” dijo a Reuters Moreira Franco, uno de los principales asesores de Temer.

Dilma Rousseff
En contraste, Rousseff no le ha dado forma a un discurso acerca de cómo luciría la política de Brasil después de un fracasado voto a favor del juicio político. El 13 de abril, dos cruciales días después de difundirse el discurso de Temer y luego que otros tres partidos habían abandonado a su gobierno, Rousseff dijo que ella formaría un gobierno de unidad nacional, agregando que ella ofrecería dialogar con los líderes de la oposición “sin ganadores ni perdedores”. Y agregó que uno de los puntos a discutir sería que medidas tomar para limitar el crecimiento en el gasto público. También dijo que el sistema político de Brasil era extremadamente frágil y necesitaba urgentemente una reforma.

Durante los días 12 y 13 de abril, tres partidos abandonaron al gobierno. Los líderes del Partido Progresista (PP), con 47 diputados; y el Partido Republicano Brasileiro (PRB), con 22; como también el Partido Trabalhista Nacional (PTN), con cuatro. Todos ellos anunciaron su ruptura con el gobierno. Aunque no todos sus miembros seguirán necesariamente a sus líderes, varios lo harán.

Aliados de Rousseff y Lula admitieron en privado que la situación se presentaba difícil. El índice de valores de la bolsa de valores de São Paulo (Bovespa) se ha elevado durante los pocos días pasados, mientras que el Real también se ha fortalecido frente al dólar de Estados Unidos, mientras los mercados comenzaban a esperar cambios en el curso de la economía bajo un nuevo gobierno.

Sin embargo, hay victorias y victorias. El juicio político es un proceso prolongado, y si la oposición sólo logra reunir el mínimo de votos requeridos, y existe un fuerte rechazo de los resultados en las calles, el senado podría verse más inclinado a bloquear el proceso.

El otro ‘cisne negro’* que podría invalidar todas las predicciones es la posibilidad de más revelaciones de la ‘Operação Lava Jato’, la masiva investigación sobre la corrupción que involucra a la petrolera estatal Petrobrás. Incluso en el caso que Temer asuma el poder, él aún podría ver su mandato invalidado ya sea por un proceso de juicio político por separado contra él (basado en las mismas acusaciones presentadas contra Rousseff) o a través del Tribunal Supremo Electoral (TSE), si este halla evidencia de financiamiento ilegal en la campaña del 2014.

*La teoría del Cisne Negro encierra el concepto de que cuando un evento es una sorpresa (para el observador) y tiene un gran impacto, después del hecho, este evento sorpresivo es racionalizado retrospectivamente.

Traducción: Julio Blanco
© Latin American Newsletters (UK)

Joostrap Article Carousel