La suprema corte de justicia de México (SCJN) ha solicitado que se incremente la protección a las autoridades judiciales luego que el juez federal, Vicente Antonio Bermúdez Zacarías, quien tenía a su cargo una serie de casos relacionados con el crimen organizado, fue asesinado el 7 de octubre en Metepec, Estado de México.

Las imágenes de video obtenidas de una cámara de vigilancia, muestran a una figura solitaria que se aproxima a Bermúdez por la espalda en momentos en que llegaba a su casa y le disparó a quemarropa detrás de la cabeza.asesinato juez en mexico inner2

El Presidente Enrique Peña Nieto, quien asistía a la reunión anual de la Unión Internacional de Magistrados (UIM) el día del asesinato de Bermúdez, inmediatamente condenó el asesinato. Peña Nieto elogió el rol que cumplen los jueces en la sociedad mexicana para asegurar que se cumpla la ley, pero se olvidó de enviar sus condolencias a la familia de Bermúdez.

Aún falta que las autoridades confirmen la identidad del asesino de Bermúdez o su motivo. Lejos de ser un acto aislado de violencia, varios periodistas locales han sugerido que el asesino de Bermúdez podría estar operando por orden de una de las organizaciones de tráfico de drogas (OTD) con las que Bermúdez debía tener contacto a través de sus tareas como juez. Antes de su muerte, el juez Bermúdez había estado trabajando sobre una serie de casos de alto perfil, que involucran a conocidas figuras criminales. Más recientemente, Bermúdez estaba a cargo de estudiar la apelación contra la extradición a Estados Unidos (EU) presentada por el ex líder de la OTD Sinaloa/Pacífico, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera. En EU él enfrenta múltiples cargos: tráfico de drogas, secuestro, asesinato, y lavado de dinero. Además, se cree que Bermúdez desató la ira de Guzmán cuando el juez cortó una conversación entre el traficante y su esposa, Emma Coronel Aispuro.

asesinato juez en mexico inner

Bermúdez también estaba a cargo de resolver las apelaciones presentadas por el encarcelado ex líder de la OTD Los Zetas, Miguel ‘Z-40’ Treviño Morales, contra una de sus condenas. En otro caso notable, Bermúdez también analiza la evidencia contra Gilardo ‘El Gil’ López Astudillo, un sospechoso de ser miembro de la organización criminal ‘Guerreros Unidos’, quien es uno de los principales sospechosos en el caso del secuestro masivo y presumible asesinato de 43 maestros estudiantes en septiembre del 2014 en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero.

La teoría que el asesinato de Bermúdez puede estar vinculado con sus tareas, ha causado preocupación acerca de la seguridad de otros jueces mexicanos. Esto es lo que indujo al juez Luis María Aguilar, el presidente de la SCJN, a exigir mayor seguridad para otros jueces y todos los miembros del poder judicial. Aguilar defendió el rol de los jueces en la sociedad mexicana, afirmando que “los jueces federales son personas quienes dedican sus vidas, su moral personal, y su integridad física para servir a la justicia federal en nuestro país”, y dijo que ellos necesitan estar mejor apoyados y protegidos por el gobierno.

El argumento es que ocultar las identidades de los jueces cubriendo sus rostros, y hacer que se escondan detrás de pantallas e instalar espejos unidireccionales, podría ayudar a proteger a los jueces de ataques criminales. Un sondeo reciente de la firma encuestadora BGC-Excélsior, halló que el apoyo a la idea de tener ‘jueces sin rostro’ era alto, con 78% de los entrevistados diciendo que era una buena idea. Esta medida ha sido utilizada previamente en el manejo de casos criminales sensibles en países como Colombia, Italia, y Perú. Pero en algunos casos, volver anónimos a los jueces ha abierto una vía para los abusos de los derechos humanos, al hacer a los magistrados menos responsables por sus decisiones legales. Después que los ‘jueces sin rostro’ se convirtieron en la norma en Colombia, en los años ’80, los grupos de derechos humanos hallaron evidencia que miembros de la justicia habían usado declaraciones de testigos falsos para condenar a los acusados y luego esconderse detrás de sus anonimatos a fin de evitar cualquier castigo. Este es un peligro que México debe buscar evitar si el plan de introducir ‘jueces sin rostro’ progresa.

La esposa de ‘El Chapo’ defiende

los derechos de su marido

Emma Coronel Aispuro presentó una queja ante la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos (CIADH) sobre la manera en la que su esposo está siendo tratado mientras cumple su sentencia de prisión  en una cárcel de seguridad media en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua. Usando evidencia de un psicólogo trabajando a Guzmán, Coronel ha alegado que los carceleros de su esposo lo están torturando y dañando su salud física y mental. Coronel alega que los oficiales de la prisión no le otorgan privacidad a su marido o no le permiten dormir. El abogado de Guzmán, José Refugio Rodríguez, ha dicho que su cliente “vive en constante angustia”, y está sufriendo de depresión, alucinaciones y pérdida de memoria.

© Latin American Newsletters (UK).

Joostrap Article Carousel